Elegía

ELEGÍA

Para una mujer niña que no ha cumplido su sueño… o sí.

 

Hola Mari, amiga mía.

Mi querida Mari que has cortado el cordón umbilical que te mantenía

atada a este mundo.

Te has ido y no me lo creo.

Te has ido el 30 de Mayo, tal vez el 1 de Junio,

entre el final de un mes y el inicio de otro,

Te has ido entre la primavera y el verano.

Te has ido entre la noche y el día.

Te has ido y es lo único que cuenta.

¿Dónde buscaré ahora tus ojos hambrientos, tus pestañas sonrientes, tus dedos

atormentados, tus lunares y tus labios?

Tus manos, aleteantes, siempre girando ante tu nariz, tus manos que lo señalaban todo,

que lo abarcaban todo, tus frías manos de arena fina…

¿Dónde oiré ahora tu voz? Tu voz llena de eses arrastradas, que tenías la rara habilidad

de pronunciar las eses dobles, triples, ¡todas!

¿Dónde te has ido a esconder traviesa niña juguetona, para que no te encontremos?

¿Huías del calor, de la calima atroz que te resecaba la piel y los pulmones?

¿Te has ido con el viento a volar cometas a la playa de Arinaga?

¿A dar vueltas por ahí, a ver más allá del horizonte, como gaviota lanzada al océano?

Ven, explícame,

¿por qué te has ido niña, hermana, hija, pequeña, dulce Mari?

¿Dónde no te hemos sabido llevar, que has tenido que irte sola?

Éramos tantos y somos tan pocos…

¿Qué hicimos?, María Jesús tristeza escondida,

¿qué no hicimos?, María de la suave melancolía.

Mari, torbellino de gestos y de palabras,

Mari que lo daba todo, que se lo quedaba todo:

todo el amor, todo el misterio, todo el azar, todo el sol.

Mari la que siempre ha jugado con fuego, la que no hacía caso, la rebelde Mari,

la estatua de sal, la adolescente eterna que era inmensamente in+feliz.

Mari la que siempre elegía… mal.

La que elegía ser amiga o no.

La que elegía trabajar o no, salir o no, dormir o no, quedarse o no…

Mari elegía, siempre elegía ella… sin saber que el futuro siempre elige por ti.

Ahora y hoy, escribo esta elegía por ti, María,

Marichu, Marieta, Mari para los amigos,

Mari para los desconsolados que no entendemos nada…

Para tu legión de enamorados.

Mari tan libre.

Mari tan nuestra.

 

Ana B.

1/6/15

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s