Poema optimista

 

Tengo una urna de mariposas.

Una por cada una

de las palabras del periódico.

una por cada una

de las palabras dichas en las despedidas.

Una por cada niña salvajemente consumida.

Por cada lágrima espesa del bosque arrasado.

Por cada uña quebrada de escarbar la tierra dura.

 

Tengo motivos para no ser feliz,

y sin embargo

sigo peleándome tu mensaje de cada día

con la codicia de quien ha pasado mucha hambre,

mucho sueño,

mucho asco.

 

Como las chicas fuertes,

guardo mis lágrimas para los grandes momentos,

para los momentos importantes,

cuando una tiene que estar a la altura,

llorarlas solo

cuando vale la pena.

Porque las chicas fuertes,

como es sabido,

no lloramos por tonterías.

 

Tu carta es un breve sí o no,

un mensaje en el teléfono,

esa corta esperanza que hace que las horas sean más leves

y una no salga en desbandada a atiborrarse de pastillas

en la pausa del desayuno.

Pero a veces es tentador.

 

Yo giro la cabeza y sigo caminando.

Leo y recorto los periódicos,

los vuelvo a su estante

y sigo caminando.

Después me tomo un sorbo a escondidas de mi petaca de whisky

y sigo respirando,

como si no pasara nada.

Porque respirar es una acción inconsciente y automática.

Miro el reloj y celebro que estoy viva.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s